La Paloma en la Historia
    
El Cabo de Santa María
Está en los Cuadernos de Bitácora de los primeros españoles que pisaron estas tierras. 
Solís lo bautiza en 1516 con el nombre supremo de Santa María, tal vez en su delirio de oro, o presintiendo quizás, su inevitable destino.
Magallanes fondea sus naves en la noche del 9 de enero de 1520, en la bahía grande, junto al Cabo, revitalizando quizás, en la paz de sus aguas,  su espíritu indomable de explorador y guerrero, que a bordo de la Victoria, encontró el estrecho que unía los dos océanos.
Unos, llegan; otros, pasan en el ciclo incesante de la historia. 
Sus bahías son resguardo de piratas y faeneros, que buscaban las riquezas de nuestras extensas praderas. 
Son amparo de las naves corsarias que libraron en el mar la lucha por nuestra independencia.
Los que se acercan demasiado, conocen el peligro.  Así, año tras año,  el Cabo Santa María fue escenario de naufragios, de rescates, de historias y leyendas.
Se sabe de muchos:
Una sumaca portuguesa, procedente de Santa Catalina en 1680. El Explorador, bergantín de Cadiz en 1793.
El San Ignacio de Loyola, navío español, en misión de espionaje, en 1806 cuando ya se sabía de las Invasiones Inglesas.
La Constante y el Bordalesa, en una historia de rescate y socorro. 
El Victoria; la Merced; el Armand; la Victory; la Pierre; el Flower Land; el Ocean Stread; la Norfolk.; la Charles Juliette; el James Longton.

El TACORA vapor de 3.525 toneladas, había zarpado de Liverpool en su viaje inaugural  el 4 de octubre 1872 y naufragó 24 días más tarde en el Cabo Santa María, en la bahía grande, entre las dos islas.  Había partido un día antes que el REPUBLIC de la White Star, que estaba quebrando el monopolio virtual del servicio de  PSN en la costa oeste de América del Sur, y se decía que corría una carrera con el intruso, también se dice que esa noche se hizo un gran festejo que descuidó a la tripulación y causó el naufragio. Historia sin confirmar, que se transformaron en las leyendas de barcos y naufragios, que conforman "el Misterio" de las costas rochenses.

La tragedia del Lise Amelie, paquebote francés que naufragó frente al cabo el 19 de octubre de 1868, fue el detonante para crear la voluntad de resolver definitivamente el peligro que el oscuro Cabo significaba para la navegación del Atlántico Sur. 
La solución: un faro... El Faro del Cabo Santa María. Signado por la tragedia, se derrumba, mueren casi todos los operarios  y es necesario reiniciarlo. El 1 de setiembre de 1874, enciende sus luces.
Nace así... para avisar del peligro, para evitar tragedias, aunque otros papeles le tocará asumir en su larga historia de alumbrar el mar: dar origen y razón a lo que hoy es la "ciudad balnearia" del departamento de Rocha... La Paloma.